Los aficionados del Zenit de San Petersburgo

El pasado sábado salió publicada una noticia en el diario AS donde se decía que los aficionados del Zenit pedían prohibir la entrada a las mujeres cuando el equipo jugara en casa. A primera vista podría percibirse como una clara discriminación contra personas del sexo femenino pero, según el artículo, se trata de respeto ya que los hombres se sienten inhibidos por su presencia y no saltan ni insultan.

Aquí nos encontramos con un dilema que no debería producirse si tenemos claros los valores del club pero que vamos a analizar en el punto en que se enfrentan estrategia y marketing. Por un lado estan los valores del club -que deberían ser los de respetar a todo el mundo, da igual sexo o raza, como pasa en el Zenit- y por el otro está lo que los “clientes” -es decir, aficionados-quieren y valoran. Hay que analizar los pros y los contras de la propuesta, aunque todos sabemos la respuesta a causa de un gran contra que podría dañar la imagen del club.

Aunque parezca una locura, la medida podría traer algunos beneficios para el equipo, como la posibilidad de que los aficionados animaran más y el estadio se convierta en un fortín y, al haber localidades libres, éstas fueran ocupadas por aficionados más ruidosos y que dieran más colorido al partido. La imagen externa del club quedaría dañada si adoptara ésta medida y, a su vez, la imagen interna, debido a que muchos aficionados y aficionadas podrían verse ofendidos por ésta situación. Normas machistas nunca deben ser adoptadas por un club.

Share